sábado

ESCENAS – El cine de mi vida

Me gustaría compartir con vosotros algunas de las escenas de películas que mas me han impresionado durante mi vida. Son momentos sobrecogedores, geniales y únicos que me han hecho amar al cine, aunque últimamente no me prodigue en las salas.

Para empezar he escogido la primera que se me vino a la mente, se trata de CINEMA PARADISO de Giuseppe Tornatore, película de culto que me cautivó desde la primera vez que la vi y que nunca olvido en mis preferencias. Su historia, su imagen y su música hace de ella una visión imprescindible para quien quiera amar al cine.

Existen multitud de escenas llenas de simbolismo dentro de la cinta pero escogí la última de la película. En la escena Salvatore (de niño Totó) ya hombre y cineasta de fama vuelve de su pequeño pueblo natal en Sicilia después de acudir al entierro de Alfredo, único proyectista de cine de la comarca, en el que encontrara el sustituto al padre que perdió en la guerra, él le enseñará a amar al cine a la vez que a proyectarlo y a través del cine descubrirá la vida y el amor. Ya mayor y enfermo Alfredo dará un consejo al joven Salvatore, el de abandonar aquel pueblo moribundo para buscar el futuro en la urbe.

En el entierro Salvatore recibe una vieja lata de película de su amigo muerto. En ella van unidos los recortes que durante años la censura del cura le ha impuesto a toque de campana. Ya de regreso a la civilización Salvatore la visionará ajeno a su contenido. La cinta se convierte en un “corto” arrebatador y hermoso que presenta los momentos, abrazos y besos robados durante años de proyecciones y que Alfredo ha ido guardando para ahora hacer un último regalo al “pequeño” Totó que, emocionado con su visión, se reconcilia con su pasado.

Es una escena que a los que somos de pueblo nos toca una parte del recuerdo, las sesiones de los domingos por la tarde, las pipas, los aplausos provocados y los besos en las butacas de la última fila. Entonces el cine, como local era imperfecto y ruidoso a veces, y se convertía en un lugar de encuentros de conocimientos y enamoramientos a parte de lo que en la pantalla se proyectara. Quiero recordar los nombres  de los 4 cines de mi pueblo, Cine Sasián, Teatro Principal, Ideal Cinema y Cine Pastor (los dos últimos de verano). Hoy no existen salas en mi pueblo y se emigra a otras localidades cercanas para esta liturgia en cines técnicamente perfectos con 3D, Sensurround y sillones con movimiento. En fin “The Show must go on”.

Saludos Okawango.

5 comentarios:

  1. La última película que vi en un cine de "verdad" fue "2012" de Roland Emmerich. Fuimos a Sanlúcar de Barrameda a 9 kilómetros y éramos 5 personas contando a mi marido y a mí.
    La que picaba la entrada, vendía las palomitas, las hacía...y sabrá diós cuantas cosas más hace allí. Igual proyecta la cinta también.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. el nombre del blog tambien refiere a una pelicula o un cortometraje? Es que me acuerdo haber visto a un cortomatraje, y me gustaría verlo de nuevo, había una gaviota que se llamaba azabache. Muchas gracías de ante mano!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si existe, lo desconozco Thijs, y me gustaría verlo. Lo buscaré y si lo encuentro te lo haré saber. Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Es mutuo prima, supongo que irá en los genes comunes. He dicho.

      Eliminar